EL ARGAR

La llamada “Cultura del Argar” es una de las manifestaciones prehistóricas más relevantes de cuantas se pueden referir a la época del Bronce en occidente de Europa. Esta cultura se ha formado por la evolución de la cultura anterior, observable en Lugarico Viejo, Fuente Vermeja o La Pernera. El Argar ha sido considerado una de las “culturas” emblemáticas de la Edad del Bronce en Europa, gracias al trabajo de Luis Siret, junto a su capataz Pedro Flores, realizaron con su investigación y posterior documentación durante el curso de labores de minería en las primeras décadas del siglo XX, rescatando restos de tumbas y viviendas tanto del Calcolítico como de la edad del Bronce y de épocas posteriores.

La sociedad Argárica, caracterizada por una notable distancia social de sus individuos, se clasificó como una sociedad asimétrica. Son especialmente relevantes sus contribuciones a la teoría arqueológica (estructura general del razonamiento, relación entre conjuntos funerarios y sociedad, etc) Según Vicente Llul (arqueólogo mallorquín y catedrático de la prehistoria en la Universidad Autónoma de Barcelona), en su estudio estadístico sobre los ajuares funerarios, pone de manifiesto la existencia de una cultura jerarquizada y con diferentes clases sociales, entre ellas la dirigente.

Hoy se puede afirmar que durante la cultura del Argar, se alcanza la plenitud de la vida urbana. Los poblados argáricos, eran al mismo tiempo, necrópolis. Los vivos convivían con los muertos. Por tanto, es evidente la existencia de algún tipo de culto religioso en el que uno de sus pilares básicos, debió ser la creencia en otra vida después de la muerte.


Shares